jueves, 22 de agosto de 2013

Indefectiblemente


Unos versos son tan solo unas palabras,                   
que escritas o leídas
se asemejan a una jaula. 
La que coarta la libertad
del viento en el que el alma 
quiere convertirse en la alborada.


No quiero ser un canto, 
no quiero ser un ave 
ni quiero ser  tampoco agua.

Unos versos son tan solo unas palabras.
Las que hace tiempo escribiera aquel poeta,
que apresó entre sus rimas y cadencias,
el pulso desbocado de corazones,
desposeídos y desesperanzados,
cabalgando locos y trastornados,
porque hace tiempo que perdieron 
el norte, el rumbo y el camino. 

El tiempo se ríe de nosotros descaradamente,
y nosotros lo amamos indefectiblemente.


"...¡Qué triste es tener sin flores 
el santo jardín del alma,
soñar con almas floridas, 
soñar con sonrisas plácidas, 
con ojos dulces, con tardes
de primaveras fantásticas!...
¡Qué triste es llorar, sin ojos
que contesten nuestras lágrimas!..."(Juan Ramón Jiménez)

viernes, 16 de agosto de 2013

Dame un motivo

Aburrimiento en las ramas de un árbol.
Tardes estivales, nubes en el cielo,
silencio lejano y calina por doquier.

Tardes sugerentes.
Muevo mi cuerpo al son de melodías candentes.

Ven y cántame al oído.

Ven y hazme temblar los cimientos.

Dame un motivo,
dame un motivo...
Ven.
Ven y dámelo.