martes, 11 de octubre de 2016

Lleva su tristeza colgada


Lleva la tristeza colgada 
como la chaqueta se pega a la espalda. 

Ve a la gente pasar, 
el ruido pasar,
el tráfico pasar, 
los rumores, 
el bullicio,
los minutos y segundos;
la vida pasar.

Despegada, lejana, ajena. 

Solo las hojas le hablan, 
solo el viento la arrulla,
solo la pena la besa. 

Lleva su tristeza colgada
como la luna a la noche se pega. 

miércoles, 29 de junio de 2016

Atravesamos cielos siempre azules
y surcamos océanos indómitos,
pero quién nos da la garantía.
Arrasamos selvas vírgenes,
vírgenes del amor verdadero.

Magos de lo invisible nos acompañan
y nos transmiten su mensaje
envuelto en cascadas sonoras
donde la más minúscula hoja
repite incesante su canción.
Me acuna y acaricia el viento,
y mientras su sosiego me doblega
y me abandono a su placer,
la sombra amarga de lo intangible.

Quién nos ofrecerá la garantía.

Y eternamente adolescente
seguiré alimentando el amor indomable...
buscando
seguiré incansable,
pagando la culpa que contraje en otra vida.

jueves, 23 de junio de 2016

Mi miedo y yo


El camino,
y entonces mi miedo y yo.

Las palabras, 
y entonces mi miedo y yo.

El sentir, 
y entonces mi miedo y yo.

No lo merezco, 
yo no lo valgo.

Y, ahora sí,
el camino se torna escarpado.

Acacias, orquídeas, tréboles,
fuentes y frutos y ramas,
la hoja perdida del avellano. 

Y mi miedo y yo.

Troncos,
 barrancos y valles.

Y mi miedo y yo.

Entonces la veo
planear sinuosamente sobre nuestras cabezas,
y descubro que debo llevarle de la mano,
a mi miedo,
a mi ego.

El camino será aún más rocoso y empinado,
pero no habrá nada comparado
a saberme en el camino acertado.

martes, 14 de junio de 2016

Humor errado

Un te quiero venido de otro mundo
que calló en circuito cerrado.

Venas, músculos y carnes ensangrentadas
cumpliendo su función
en jaula de huesos encerradas.

Palabras informes desubicadas.

Palabras dementes perdidas
en un paso abandonado del tiempo.

Un te quiero tergiversado,
llegado de otro mundo,
equivocado, perdido...
en sus letras no hallarás más
que la cordura que lo conformara antaño
abandonada a su propia locura.

Ya no recuerda a qué vino,
y se desgarra al son de su eco
envenenado de humores y sabores
que le atormentan en su propio recuerdo.




sábado, 28 de mayo de 2016

Coleccionistas de fotografías

                                                     

Llenas tus pasos de caminos
y el camino se llena de huellas.

La Tierra no es más que un inmenso collage.
Cruces de caminos llenos de recuerdos.
Asfaltos cubiertos de momentos
que con lágrimas infantiles 
atamos a nuestras manos,
y de la punta de los dedos salen hilos,
hilos muy finos que nos atan a la vida,
pero nos engañan con artes de titiritero.

El presente es traicionero, 
nos esposa a la monotonía 
y mañana nos escupe la verdad a la cara:
no eran más que esos breves momentos,
los que tú has dejado pasar. 

Momentos transitados en el patio de un colegio
mientras un niño agarrado a tu pierna te impide andar, 
y llorando amargamente te dice que no quiere dejar 
el pasado atrás. 
Entonces la ternura te invade y mientes,
te mientes prometiendo que más tarde volverá,
que más tarde volverá...


A Dani, el niño aferrado a mi pierna, por el día de su graduación.

jueves, 5 de mayo de 2016

¿Y si la música no nos salva?


Entre algunas de mis habilidades
destaca la de perder el tiempo con gran destreza. 

¿Perder el tiempo o rescatarlo 
del absurdo cotidiano?

Arrastrar sueños arrancados de la noche
y naufragar entre las vaporosas aguas del pensamiento.

Pelear contra la realidad aparente,
y disfrutar de mi desidia 
"como el niño que, harto de estudiar, pinta sueños..." * J.R.Jiménez

Y entonces me sobresalto,
con un miedo, una duda, 
una cadencia del baile acompasado 
de la pasión y la respiración:

¿ y si la música, un día, no nos salva?



martes, 26 de abril de 2016

Obstinación

Es obstinación lo que siento.
Pasa el tiempo
y, sin embargo, tu recuerdo.

Es el recuerdo del silencio.
De la palabra que no llega;
de la mirada que no empapa;

del sonido de tu risa
que se me escapa.

El recuerdo de aquel calor
que se evapora;
de unos brazos que no abrazan;
de un sentido que se perdió
con los pasos por el camino.

El recuerdo de unos labios
en un roce fugaz,
en sueños,
tan solo en sueños de primavera:
Primavera  hermosa...
"primavera celosa"*.

Me pregunto si te quiero,
me pregunto si  es posible amar así,
un amor tan triste,
tan solo,
tan obstinado.


* Primavera Celosa   De Miguel Hernández

miércoles, 10 de febrero de 2016

Adiós Amor

Días que se vistieron de gala
pasaron de largo. 

Y qué podría suceder 
si a la alegría de tus labios
un destello improvisado
en tus ojos convirtió en lluvia,
lluvia de otoño, de verano, da igual,
de un tiempo que, de ayer a hoy,
se convirtió en triste anhelo desamparado.




Humano desamparo,
el de la verdad que no llega,
el de la verdad que no existe
más que en un corazón cansado.

Y qué podría suceder
si la verdad del malvado
convirtiera a la del bueno
en falsedades erigidas sobre barro.

Adiós Amor,
que te fuiste del mundo
huyendo del olor que despide
el humano descalabro.



  

lunes, 8 de febrero de 2016

En días como hoy

Tengo el amor tan lleno
que no queda un pequeño hueco
reservado al derecho de admisión.

Y esquivando los charcos
en las calles grises de tristes adoquinados,
voy dejando mi reflejo en el agua de lluvia,
que lejos de haberlo purificado,
ha dejado el aire de melancolías impregnado.

No me vine resuelta y terminada.
Me vine a medias,
imperfecta e inacabada.
Cabalgando unos días a caballo
entre la tristeza y la monotonía.

Entre incoherencias me manejo.
Me hacen el amor notas musicales a diario.
¡Oh soledad, de fantasías llenas el inventario!

Te escribo estas palabras,
envueltas en músicas que no son mías,
a ti.

Te escribo estas palabras y tampoco son mías,
te las cogí y se vinieron conmigo en un descuido.
Y aquí, desde tu recuerdo secuestrada,
sé que nunca seré feliz,
hasta que de la mano te agarre y te rescate
de tu sueño eterno,
echado en el tronco de aquel álamo blanco,
desde donde intentas avisarme
que me vine a medias,
imperfecta e inacabada,
envuelto en la bruma
de mis sueños policromados.




sábado, 30 de enero de 2016

Gratias



No hallarás mala voluntad en los avatares del destino.

Nada te será entregado
hasta que el momento sea el adecuado.



No te creas desgraciado o mal aventurado,
porque en la línea cósmica que nos guía
todo está matemáticamente estructurado,
y los errores llegan
con tu libro de instrucciones personalizado.

No encontrarás mala fe en los hechos de los dioses,
pues cada instante de tu vida,
solo intenta convertirte en un árbol frondoso,
y que en el momento de tu partida
tus ramas conviertan el mundo en un lugar
hermoso y bien adornado.

miércoles, 27 de enero de 2016

Ayer

Hace tiempo que te pienso...
jugarretas del recuerdo,
cuando una duda me asalta al pensamiento.

"¿Qué habría sucedido si hubieses sido paciente?
 ¿Qué sería hoy de nosotros si me hubieses dado tiempo?"

El presente nos invade y
hace de cuanto hacemos
un acto urgente. 

Puede que tu amor no fuese fuerte,
puede que tu amor solo fuera adolescente.

Tal vez, es posible, quizás,
me manejo en el espacio y en el tiempo ausente.

Yo tan indecisa, tan etérea y tan libra,
convertí el momento en puro sufrimiento.

Y tal vez hoy,
ni tú ni yo,
nos echaríamos de menos,
y tal vez hoy,
ni tú ni yo
dudaríamos del actual momento.




martes, 26 de enero de 2016

Hermanos


Ayer era tan solo una niña.
Observo a los que tras de mí llegaron,
de mi sangre aunque extraños,
hoy ya hombres,
cuando ayer jugaban en mi regazo.




Imágenes de momentos pasados llegan,
y consciente de no haberlos disfrutado,
me dispongo diligente a retrasar
para repetirlos y, ahora sí, degustarlos,
la mortífera máquina,
y solo me topo con esa angustia que embarga
al querer deshacer la muerte del ser amado:
repetir un solo segundo atrás,
y lo real ya ha cambiado...
Solo consigues embestir contra un muro
imposible de destruir por ser, que no es divino,
sino solo humano.

Ayer era tan solo una niña,
y mi infancia, con sus afectos,
a veces, vuelven para recordarme
que no es mi vida,
sino tan solo un préstamo.